miércoles, 18 de septiembre de 2013

EL IMPACTO CORRIENDO DESCALZO O MINIMALISTA

Aquí pongo tres sencillas pruebas que he hecho, que me hacen suponer que el menor impacto se obtiene corriendo descalzo o con zapatillas con amortiguación cero (siempre que no tengan diferencia de altura en la suela entre talón y puntera) que con zapatillas amortiguadoras. Creo que es la única manera de lograr que sea el juego de flexión de rodilla y tobillo los que absorben el impacto, en lugar del talón. Son conclusiones que he sacado, puedo tener o no tener razón.

1. Dejarse caer al suelo desde una altura de unos 20 o 30 cm, intentando caer algo adelantado, la longitud más o menos de una zancada; es una situación que supone un alto impacto: ¿con qué aterrizamos? Con el talón desde luego que no (de hecho duele de solo pensarlo). Con el metatarso, de forma instintiva. Probar a hacerlo descalzo, y luego probar con una zapatilla amortiguadora aterrizando a drede con el talón. En el primero de los casos el juego de las articulaciones de tobillo y sobre todo de la rodilla que se flexiona notamos que absorbe el impacto. En el segundo de ellos una vibración nos rebota por todo el cuerpo de abajo a arriba hasta la cabeza. Auqnue a mucha menor escala, creo que eso ocurre al correr calzado y aterrizando en talón.

2. Con los pies juntos, dar un salto horizontal lo más largo posible. El impacto al caer es parecido al que se produce en carrera aunque aumentado. De nuevo vemos que aterrizaremos con el metatarso para que sea la flexión de rodillas la que absorba de forma natural el impacto.

3. Ésta última la he comprobado varias veces en el césped de la pista de atletismo. Nos fijamos en un punto fijo, y con la vista relajada analizamos cómo vibra la imagen en el aterrizaje que damos en cada zancada, que creo es una buena manera de ver la cantidad de impacto que recibimos. Es fácil comprobar que descalzo a penas nos vibra la imagen. Corriendo de forma convencional el punto en el que nos fijamos oscila ligeramente arriba y abajo en cada aterrizaje. Si lo hacemos en una superficie dura como el tartán más aún. Descalzo a penas hay diferencia haciendolo en césped, que en la superficie dura, es decir la superficie a penas es relevante.

Conclusión: el menor impacto se obtiene seguramente aterrizando de metatarso, y eso es difícil lograrlo con zapatillas, que incitan a plantar primero el talón. Como prácticamente cualquier zapatilla fravorecerá que aterricemos de esta manera, será mejor usar unas de running pues al menos están preparadas para absorber impactos.
Pero la tecnología nunca mejorará la amortiguación natural que solo se logra cuando al pie le dejamos libre y lejos de cualqiuer invento humano.

Paco M.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada