lunes, 9 de diciembre de 2013

CORRIENDO DESCALZO CON MUCHO FRIO

Me fui de Toledo en otoño, y ahora al volver me he encontrado con que es prácticamente invierno. Al día siguiente de mi llegada, me descalcé en la pista para comenzar a correr, y a los pocos segundos me dí cuenta de que el suelo estaba más frío de lo normal...aunque parezca mentira es algo que no me había planteado todavía, qué hacer cuando el suelo esté muy frío!


Pues bien, después de tres entrenos que he hecho desde entonces, la conclusión es que el pié empieza a sentirse cómodo cuando lleva 12 o 14 minutos corriendo descalzo, justo el tiempo que dura mi breve entrenamiento; antes de eso, la sensación de ir pisando sobre hielo creo que supera a la sensación agradable de pisar descalzo.

Por tanto, como cuando corro descalzo lo hago principalmente por placer y comodidad, creo que tendré que recurrir de nuevo a calzarme; volveré a sacar del armario mis fivefingers, o mejor aún, mis alpargatas del decathlón de 9 euros, que es de las pocas que garantizan 0 drop, 0 sujección y 0 amortiguación.

No obstante, pensándolo bien, al igual la planta del pié se acostumbra en unos pocos meses a pisar en superficie rugosa, supongo que también lo hará a pisar en superficie fría o casi congelada...todo es ponerse.


Paco M.

No hay comentarios:

Publicar un comentario