lunes, 23 de diciembre de 2013

EJERCICIO INTENSO Y RIESGO DE MUERTE SÚBITA

A continuación copio el artículo publicado en varios medios digitales, referente a la afirmación de un cardiólogo (Rafael Florenciano) del Hospital San Jaime de Torrevieja; afirma que la regularidad a la hora de hacer ejercicio intenso es el factor que más influye a la hora de calcular el riesgo de muerte súbita durante el ejercicio y durante la hora siguiente; las posibilidades de padecer un infarto durante un ejercicio físico intenso se duplican en personas que realizan menos de 4 horas semanales de ejercicio, y de un modo especial en aquellos que solo lo practican los fines de semana. Copio la información:

"El especialista de USP San Jaime afirma que la regularidad “es muy importante porque existe un umbral de gasto energético semanal mínimo para conseguir el objetivo de la disminución del riesgo de problemas cardiovasculares”. Las actividades físicas de moderada-alta densidad con un consumo de más de 1000 kcal/semana son las más beneficiosas, especialmente si se reparten a lo largo de 5-6 días, en tiempos de ejercicio no muy largos.


La razón de esta distribución es que existen estudios en los que se ha comprobado que el riesgo de padecer un infarto durante un ejercicio físico intenso o en la hora siguiente se duplica si el paciente hace menos de 4 horas semanales de ejercicio en comparación con aquellos que hacen más de 4 horas. Estos estudios irían en contra de la práctica de ejercicio intensa sólo los fines de semana, practica bastante habitual hoy en día”, explica el Dr. Florenciano.

El hecho de no practicar deporte de forma regular y moderada tiene graves consecuencias para la salud, como el aumento de la obesidad o la aparición de hipertensión, colesterol y otras patologías derivadas del sedentarismo, pero también es perjudicial realizar un exceso de ejercicio físico prolongado en el tiempo, o una actividad muy intensa cuando no se está acostumbrado. Este tipo de ejercicio puede provocar alteraciones en la estructura y función del corazón que favorecerían la aparición de fibrosis, y consecuentemente, de arritmias y muerte súbita. La muerte súbita es la manifestación más frecuente de una enfermedad cardiovascular oculta, que podría manifestarse al hacer ejercicio. De ahí la conveniencia de realizar chequeos previos en personas que ya realicen o que pretendan iniciar una actividad física regular y de moderada intensidad.

Sin duda, la práctica de ejercicio físico es recomendada porque beneficia la salud cardiovascular. Aunque existen riesgos, el balance entre riesgo y beneficio va a favor del beneficio, especialmente si el ejercicio es regular”, puntualiza el cardiólogo de USP San Jaime"


Paco M.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada