lunes, 6 de enero de 2014

PRIMER ENTRENO DEL AÑO

Todos los años tras la San Silvestre, dedico de una semana a diez días de cese completo de todo lo que huela a deporte.

Este año es distinto, quizás porque la carrera la corrí totalmente sin mirar el reloj y me prohibí sobreesforzarme en exceso (de ahí esos 3 minutos más que el año pasado); desde el día 2 de enero el cuerpo me pide continuar, así que le haré caso y tras un par de días haciendo saltos de rana como ejercicio pliométrico, hoy no he aguantado más y he salido a rodar por las calles, como hacía antaño.

Precisamente los saltos de rana serán mi novedad este año. Justo el verano pasado los estuve haciendo durante varios meses y casualmente coincidió con mi mejor pico de forma (en cuanto a carrera de resistencia), pues llegué a correr alguna carrera popular en torno a 4'00'' - 4'10''/ kilómetro, que para mí es muy rápido.

Lo que no variaré es la filosofía del entrenamiento, siendo la principal regla, hacer lo que me pida el cuerpo en cada momento o en cada época, por supuesto con una disciplina y planteamiento de base pero que predomine lo primero. Es una de las ventajas que tiene ser un corredor del montón tirando a malo, que puedes permitirte el lujo de experimentar, de improvisar, de sustituir sobre la marcha un entrenamiento por otro, sin tener que "rendir cuentas" por tu estado de forma a nadie, puesto que normalmente tu estado de forma pasa desapercibido para la gente.

Por cierto, éste es el estado en que han quedado mis zapatillas tras un año de uso:


El grosor en la zona metatarsiana es de aproximadamente 2mm, por tanto creo que un año más pueden aguantarme. De hecho, para mi gusto, ahora están en su punto óptimo, aunque el dedo gordo ya empieza a asomar y eso es algo a lo que tendré que prestar atención.

Paco M.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada